Sexo con un chofer de la bodega de mi papá


mi papa

Esta historia es relativamente reciente, empezaré por contarles que actualmente tengo 29 años, soy abogada y tengo mi propio despacho jurídico con algunos familiares cercanos. Vivo felizmente mi dualidad donde por los días soy un chico y por las noches una hermosa mujer morena, de ojos cafés claros, cabellera ondulada negra (peluca) complexión mediana, de estatura baja, que gusta de lucir sus piernas usando faldas o vestidos entallados, ya que le van de maravilla a mi cuerpo (me visto cada vez que puedo, poca gente conoce mi secreto)
La historia que les contaré comenzó de la siguiente manera… Hace unos meses fue el cumpleaños de un primo, y cómo vino mucha familia al cumpleaños a la ciudad de Celaya, Guanajuato, decidimos rentar varias mesas ya que las que teníamos en la casa de mis papas no iban a ser sufiencientes. Por ello mi papá decidió mandarme con un chofer de la bodega en una camioneta doble cabina por las mesas. Entonces, parti con Jaime al domicilio donde nos rentarían las mesas, ya que por sorteo me toco ir a mi. En el camino iba yo platicando (por escrito) por WhatsApp con un chico que me pretendía desde hace ya tiempo, según yo sin que el chofer se diera cuenta, todo transcurrió con normalidad hasta que llegamos a la casa de mis papas, al bajar de la camioneta recuerdo literalmente que Jaime el chofer me dijo “adiós Vanesa, salúdame a tu papá” me helé al escuchar que el chofer dijo mi nombre femenino, pensé… por descuidada seguramente vio de reojo lo que escribía por WhatsApp, se me cayó literalmente la cara de vergüenza, esa noche no podía dormir pensando en ello, que alguien totalmente ajeno a mi entorno supiera que soy una travesti.

Pasaron varios días para que me lo volviera a topar, me lo encontré al irle a llevar a la bodega a mi papá unas llaves, me lo topé por el ares de descarga donde salen los camiones con los abarrotes para repartir ya que está justo enfrente de la puerta de salida, me vio a lo lejos sin que me diera cuenta; se me acercó sin que lo notara, fue entonces cuando en voz baja escuché… vas a ser mía Vanesa, si te miegas le voy a contar a tus papas tu secretito, quiero que me la mames y que me entregues tus nalgas una vez al mes al menos, estoy muy caliente pensando en tener incada lista para probar mi verga, me encantan tus nalgotas,quiero que me pases tu número para mandarte la dirección del motel donde será nuestro primer encuentro, no obstante que sentí impotencia se lo tuve que proporcionar ya que era más grande mi temor a ser descubierta por mis padres y que más gente se enterara de mis gustitos.
Ese primer encuentro sexual ocurrió en el mes de abril, Jaime el chofer me citó en un motel cerca del centro de Celaya, partí así el motel con mis cosas de chica en una mochila pasa cambiarme el lugar del encontro, me lleve unos tacones de plataforma, unas medias de red, ligueros y unas bragas divinas de encaje igual que el sostén, todo en color negro y una falda cortita tipo escosesa verde con rojo a cuadros, maquillaje y mi peluca desde luego.
Al cambiarme u convertirme en Vanesa Jaime quedó gratamente sorprendido, no podía creer lo bien que me vería ya convertida en toda una mujer. Después de tomar unas copas de vino tinto que venía de cortesía con la habitación, llego lo inevitable, teniéndome ya incada lista para recibir verga se bajó el pantalón botando para mi sorpresa una enorme y ancha venga venosa, la mane sin parar tragándomela enterita sientiendo como topaba mis labios con sus testiculos, sintiendo su verga hasta bien al fondo de mi garganta, vacío chorros y chorros calientes de leche en toda mi boca, fue tan espesa y enorme la cantidad que se me salió parte de la leche de los labios escurriéndose incluso a la alfombra, se sintió delicioso. Posteriormente me aventó y me jalo de la pelicana hacia el, me abrió las piernas con unas patadas uñynme empezó a envestir sin piedad estando yo en 4, sentí como se hacía enorme la verga dentro de mi, inclusive era tan grande que creo que no me llegaba a entrar completa, y a pesar de que gritaba de dolor y lloraba el no me la sacaba, por lo contrario me la metía más y más fuerte, creí que se mina a desgarrar el ano, siguió así hasta que se volvió a venir adentro de mi.
Actualmente Jaime el chofer sigue abusando de mí una vez al mes, ya que no se como darle vuelta a este problema. Espero sus comentarios de que puedo hacer para quitármelo de encima.
Que me recomiendan hacer… lo denuncio, le confieso mis problemas a mis papas? Que hago?

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

9 votos
Votaciones Votación negativa

Un comentario

Dejar un comentario
  1. Yo tu sigo disfrutando de esa rica verga grande y gruesa que fices tener el chofer de tu padre yo tu no lo dejo ir por nada del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *