Últimas historias

  • sin palabras

    Descubriendo sentimiento snuevos junto a sus hijos.

    talla para que esté haciendo eso. No la interrumpí, cuando terminóapagó el computador y se fue a dormir. Al día siguiente, no pudedejar de pensar en lo que vi, hasta ese momento jamás había pensadoque mi hija. No sé si fue un error, pero al que se lo comenté fue a mi hijo, quese quedó […]

  • mom vi

    MOMX CAPITULO VI EL BARÓN ROJO

    Ya con dinero me fui directo al barón rojo del aeropuerto donde me dijo Momx que estaría, obvio llegue mucho antes para seguir mi voyerismo, lo cierto es que, esa noche entre la señoritaX Momx, me tenían muy mi verga el máximo. Total, ya dentro del Barón rojo y como un detective privado me senté […]

  • desnuydo madre

    Mi madre me ve desnudo

    Desde siempre he sido un exibicionista.mi nombre es David  De hecho cuando tenia 18 aprovechaba cualquier ocasión para mostrar mis atributos a mi madre,ella se llama Ana luz, dormia desnudo y cuando notaba que ella entraba en mi dormitorio desplazaba ligeramente las sábanas, o despues de ducharme salia con una toalla y cuando pasaba en […]

  • tocando mama

    Tocando a mi mama mientras duerme

    Hola mi nombre es Pedro José de 25 años vivo en México en una ciudad algo caliente ya que vivo al sureste del país en la bellas playas de quintana Roo, el relato que les contare es de mi madre María un relato que aun que parezca mentira es muy cierto, pero antes de entrar […]

  • chocho madre

    Me comí el chocho de mi madre

    Me comí el chocho de mi madre tal y como ella quería, paseaba la lengua por todo su coño, me centraba en el clítoris, lo succionaba, lo lengüeteaba, tal  como ella me decía, hasta que se le arqueó la espalda y comenzó a gritar, más fuertemente que cuando se masturbó delante de mis ojos por […]

  • MOMX Tercera La venganza

    Disfruta de la segunda parte de MOMX aquí. La venganza de una mujer es muy difícil de predecir, Una vez que fui reprendido por entregar en ese estado a MOMX, esperé a que la marea bajara por unos días y de seguro ni ella se acordaba de lo que había pasado. Pero ya habíamos roto […]

  • gozando hijos

    Gozando con mis hijos

    Amor Filial, Milf. A principios del verano pasado, un sábado, como a las diez de la mañana, llegó mi hija a casa y como yo estaba todavía acostada, se metió en la cama conmigo, como tantas veces hacía. Le extrañó que no estuviera su padre y le dije que se había ido muy temprano con […]

  • madre amante

    Mi madre, mi mejor amante

    Amor Filial Hetero, Madre e Hijo. Mi nombre es Fernando tengo 22 años y estoy casado, la historia que voy a contar es de cuando yo tenia 18 años, mi madre se llama Ana es una mujer de 42 años bajita de estatura morena aperlada algo rellenita pero con un trasero encantador en aquel tiempo […]

  • secreto hermano

    El deseo secreto de mi hermano es mi madre

    Amor Filial HeteroMadre e HIjo, Vouyer, Hermana espiando. El otro día me estaba aún desperezando en mi cama, era sábado y no había prisa, me mire y acaricié mis tetas, solo suelo dormir con mi braguita, estoy orgullosa de ellas, están muy tiesitas aunque uso una 95, bueno la verdad solo tengo 20 años.

  • Me gustaría follar con mi madre

    Amor filial Hetero, Incesto, Milfs, Madre e Hijo, Fantasía, Confesiones. Siempre la espiaba para poder verla desnuda, me calentaba siempre al pensar en su cuerpo

  • madre comprensiva

    Mi madre fue muy comprensiva

    Desde que mi mujer se fue con otro, mi madre me consolo hasta tal punto que terminamos en la cama juntos Mi primera novia era una linda muchacha, aunque su cuerpo era bastante aniñado. En ese momento sus pequeñas tetas eran una protuberancia en su cuerpo que solo adquiría mayor interés cuando sus pequeños pezones […]

  • Tocando a mi madre borracha

    Amor Filial Hetero, Incesto, Madre e hijo. Hola mi nombre es Alfredo tengo 33 años y mi madre se llama carmen tiene 56 pero se conserva bien.

La mente humana cuando se trata de sexo funciona a una velocidad que solo se concentra en sentir y no pensar, esto los lleva a obviar grandes detalles cuando de buscar placer se refiere, el incesto es una práctica no bien vista por muchas personas, pero solo aquellos que la han practicado saben lo placentero y delicioso que puede llegar a ser estar en una relación de este tipo. Te ha pasado por la mente tener relaciones con tu madre o te llama más la atención saber que algún amigo se folla a su madre, sin duda las dos opciones son completamente viables si buscas relatos incesto madre e hijo ya que contaras la razón por la cual las madres disfrutan de follarse a estos chavales que llevaron durante 9 meses en su útero.

Los relatos reales de incesto madre e hijo revelan una realidad que cada vez se difunde entre la sociedad, la posibilidad de llevar el incesto a un nivel diferente, entre familiares con lazos sanguíneos muy cercanos, pero no caeremos en juicios discriminatorios ya que lo importante es complacer ese lado perverso que llevamos dentro, deleitándonos de las experiencias incestuosas reales que estas mujeres y chavales tienes para compartir.

¿Fantasía incestuosa madre e hijo?

Si eres de los que te atrae esta fantasía déjame decirte que está más allá de la realidad, es algo que está sucediendo hoy en día y estas mujeres y chavales nos revelan las razones por las cuales follan entre ellos.

Hemos escuchado sobre el síndrome de Edipo pero esto se va a otro nivel donde la complicidad es la clave, cuando los hermanos y el marido se van de la casa es el momento justo para que estos individuos desaten sus más oscuros deseos carnales, obedeciendo a un solo principio, ¡Placer!

Durante las fiestas donde se toma de más, una cosa puede llevar a la otra y cuando la excitación llega al límite no distingue entre un hueco y otro, estas experiencias luego se repiten sin estar bajo los efectos del alcohol donde los chavales se follan a sus madres sin control alguno sobre la situación.

Estas historias nos esclarecen las razones que llevarían a una madre e hijo tener relaciones sexuales que sin duda descubrir la razones terminará dándonos una enorme erección la cual será como una tabla cuando comencemos a dar rienda suelta a nuestra imaginación y pensar que esas personas puedan ser nuestros amigos o nuestros vecinos dándole el lote a su propia madre, obligándolas a entregarse como unas perras en la cama, o como estas mujeres terminaron por pervertir a los frutos de su vientre para que les den polla todas las semanas.