Últimas historias

  • por ella

    A por ella I

    Dominación, Infidelidad, cuñado, cuñada. Mi inicio en el sado fue de lo más normal y fuera del tema. Siempre me había gustado ver fotos y esperaba que un día llegara mi oportunidad para probar, pero nunca me imaginé que fuera con la hermana de mi mujer, que a simple vista es muy modosita pero que […]

  • toro erotico

    Toro

    Te echo tanto de menos, amiga. Desde que te fuiste, la vida en el internado es una tortura. No se trata solo de afrontar los quehaceres cotidianos sin ti, ni de aguantar día tras día que profesores y alumnos se broten, sino que además, no sé por qué, cantidad de cosas horribles están pasando últimamente. […]

  • fin especial

    Fin de semana especial

    Estás nerviosa intranquila, te mueves, miras a un lado y a otro, llevas más de media hora de pie junto a esta fuente del parque, tan solo cubierta por este vestido blanco casi transparente en el que se marcan de manera evidente cada una de tus curvas, tus pechos, tus pezones levantados, tu pubis de […]

  • la esclava

    La esclava

    Dominación, BDSM. Nunca había tenido una sesión de sumisión delante de su Amo y ésta iba a ser la primera, estaba muy excitada y a la vez nerviosa por lo que pudiera pasar

  • guerrera celo

    Guerrera en celo II, La huida

    Al caer la noche, Tano entró a la chabola sin llamar a la puerta. Quizá suponía que era ridículo respetar mi intimidad después de haberme visto en actitudes tan lúdicas y explícitas. —Dafne, prepárate para visitar al preso —ordenó sacándome de mi amodorramiento—. Sugiero que solo te pongas el bikini y la capa, deja los […]

  • Mi ardiente tía Diana

    Amor filial Hetero, Tía y sobrino. Empezaré mi relato por platicar quien es mi tía.

  • El Adonis (I)

    Infidelidad, Hetero, relato erótico, relato de sexo. Una cosa es fantasear con un paraíso y otra cosa encontrarte con un joven más que apuesto y desconocido que te hace ver todos los placeres de la vida y te enseña el sexo salvaje. Una infidelidad con la cual le encantaría identificarse a más de una lectora.

  • especial 2

    Fin de semana especial 2

    Siguen las aventuras de Nuri, ahora jadeando como yegua mientras se entrega sumisa al placer de sus dueños.

  • black 4

    Tarjetas Black 4

    A la mañana siguiente cuando Yeimy llegó a su despacho vio sobre la mesa un sobre cerrado. En él, escrita a mano había unas palabras escritas a mano: “Espero que estés de acuerdo”. Lo abrió inmediatamente.

  • madura relato

    Celebraciones familiares 3: El cumpleaños

    Puedes leer la anterior parte de este relato: Celebraciones familiares 2 Resumen: A sus 45 años, cuando en medio de una discusión su hija le dice que es una amargada que no disfruta de la vida, María Luisa se da cuenta de que no puede seguir perdiendo el tiempo. Hay un refrán que dice “Cría […]

  • MiniRelato de mi sumisa

    Hola, este relato es verídico y es un ejercicio que le pedí a mi sumisa; una corta redacción de al menos una página sobre uno de nuestros encuentros. Si alguien quiere opinar sobre la valoración que debiera darle a mi sumisa por la redacción, adelante, bienvenido sea. Los hechos son recientes, muy recientes, no han […]

  • noche gimnasio

    Una noche en el gimnasio

    Esta es mi primera historia, pero espero que no sea la última. Mi nombre es cesar soy de saltillo Coahuila, soy güero mido 1.85 talla 32 tengo 21 años. Todo comenzó cuando era niño yo siempre fui gordito por lo que en la secundaria me metieron a hacer ejercicio y ahí fue cuando me desarrolle […]

El azote erótico es una práctica que se nutre de varios aspectos ya que además de incorporar un juego mental de por medio, incorpora el asumir determinado rol y el tener toda la disposición del mundo para que lo que aquel dolor implícito en una palmada con fuerza en el culo pase a convertirse en fuente de placer.

Nos encontramos entonces, ante una categoría bastante reveladora que pretende más que nada poner al alcance de todos lo erótico que puede ser aquella variante del fetichismo que contempla los azotes y el spanking. Con una parte bastante física de por medio, la verdad es que para que todo pueda darse de una manera satisfactoria es importante construir un vínculo emocional entre los participantes que de alguna forma garantice que estas sesiones serán verdaderamente aquel deleite que surge con facilidad cuando estas se imaginan en la mente.

He sido mala: ¡Azótame!

Una mano desnuda, una fusta de montar a caballo, relajación, excitación, vergüenza y muchas veces hasta amor, configuran una práctica con miles de años de historia que deja ver que no es para nada nuevo, aquello de vivir situaciones intensas que conduzcan a encontrar placer donde otros únicamente encontrarían dolor.

El clima de intimidad que se da en estos encuentros, es de entrada un gran cautivante, recibir órdenes y más que nada dejar de reprimirse ante la idea de causar temor en el otro, ocurren cuando se derriba lo que es simplemente un polémico tabú pero que a fin de cuentas se encuentra bastante presente en la sociedad.

Puesto que no todas las personas encuentran seductor el llegar a erotizar un castigo, el sector de la población que realmente se encuentra dispuesto a estas prácticas insiste en lo intensas y gratificantes que son, y que mejor prueba que la recopilación de historias que se exponen en este apartado.

Morbo, fantasía y perversión

Jóvenes, Milfs, parejas hetero, amigos y hasta familiares lejanos y cercanos, todos de una forma u otra podemos vernos inmersos en lo que tanto si se busca o se da por casualidad, demanda el tener unos cuantos conocimientos base para llegar a la cúspide del deleite.

La respiración, un gesto, una palabra, pero ante todo el deseo y el asegurar que todo sea voluntario llevan a querer explorar y a permitirse que todas estas escenas puedan convertirse en momentos inolvidables.

Tanto con instrumentos como sin ellos, todas estas prácticas son llamativas por la seguridad al desempeñarse que hay de por medio, por supuesto, también por esa especie de entrega y abandono al ceder ante las demandas de otro encontrando en ello un goce mayor que el que se despierta con los encuentros sexuales tradicionales. Así pues, todo está dispuesto para la complacencia que emanan estos fetiches.