MOMX Parte I


mom

Desperté el 25 de diciembre a medio día, pero sentía la misma excitación del día anterior, en los siguientes días el trato con la señorita x fue muy distante y cortante, sin embargo, ella también ya no era la misma, se arreglaba con más esmero, con maquillaje y ropa de MOM por lo que todos los días se cambiaba en el vestidor de Mom. Así que idee la forma de poder espiar ese pequeño vestidor. Fue muy fácil dado que una de las paredes colindaba con mi closet y solo me costó hacer un pequeño agujero donde podía observar perfectamente.  Pero cuando pegaba la oreja a escuchaba ruidos y me asomaba generalmente no era la señorita x a quien veía sino a MOMX (así la llamare de aquí en adelante) MomX rondaba los 53 años pero seguía manteniendo muy buen cuerpo, una sensualidad  digna de una milf actual, cabello quebrado rubio, su mayor virtud era sin duda era su cinturita, con unos portentosos senos idénticos a la de la actriz Kay Parker,  es decir grandes senos con unos pezones grandes pero muy antojables, unas piernas muy bien torneadas, y un trasero normal sin ser pequeño. Era de descendencia americana muy adelantada para su tiempo con dos carreras e ideas muy liberales, venia de una familia acomodada de 4 hermanos y ella, empresaria y emprendedora. De esas mujeres con mucha clase que nunca salieron de su casa en fachas.

Los siguientes días del 24 tuve la oportunidad de ver que le encantaba vestir de lencería fina, complementada muy bien con sus vestidos escotados o cortos arribita de la rodilla, un placer verla maquillarse, vestirse y acomodarse su ropa. Cuando usaba un vestido muy ceñido a su cuerpo para que no se le marcara nada solo se ponía pantimedias, riquísima. Empecé a no perderme un día sin espiarla. Sin embargo, aquel año descubrió que mi Padre tenía una amante y por consejo de sus amigas se esmeraba más en su arreglo personal.

A mediados de ese año un incidente marco a la familia para siempre, mi padre que era  socio B en una empresa de arquitectos de México en aquel entonces, viajaba mucho o por lo menos eso decía y faltaba mucho a dormir, una vez, me levanto a gritos la señorita x porque MomX se había empinado casi una botella completa de Chivas Regal, por lo que estaba desvariando mucho, y lo primero que se me ocurrió fue llamar a mi tío, el cual llego junto con mi Primo ( 20 años, un hombre de gimnasio cuerpazo, simpático y sobre todo muy acomedido) Momx no se podía poner en pie, por las mismas razones traía el vestido enseñando más de lo debido. El primo se le salían los ojos al verla con el vestido arriba y el escote literalmente enseñando todo su brasier, en fin, la cargo y se la llevaron a un hospital a hacerle un lavado estomacal. Llegando al siguiente día, pero desde ese día mom estaba muy agradecida con mi primo. Cosa que seguro pago con creses.

Así llegamos al día 31 de diciembre y ese día podías llegar tarde o incluso faltar a la cena. Llegamos solamente los tres ya que la señorita x fue a cenar a la casa del noviecito. Y por parte de mis tíos también eran tres y sus otros hijos se fueron con sus respectivas. En especial esa tarde me toco espiar a las dos mujeres con ese gen de sensualidad y que mejor aún que estaban juntas arreglándose. La señorita x después de probarse muchos vestidos se decidió por uno a la rodilla de color verde con pantimedias naturales y zapatos de tacón verdes con un coordinado de encaje blanco que acababa de comprar. Pero esta vez sin duda se lució Momx un brasier café transparente al 100% con juego de bikini del mismo material, ese conjunto no dejaba nada a la imaginación  liguero junto con  unas medias negras transparentes, vaya  que escena, me puso sobreexcitado, aunque faltaba la cereza del pastel,  un vestido ceñido animal print entre café y negro que a mi gusto le quedaba más corto de lo normal, a medio muslo por lo que al sentarse podía verse que estaba usando liguero, y el escote dejaba ver mucho de sus senos, en una frase te la comías con la mirada.   En el auto me senté atrás del asiento del chofer y así veía que mi padre no perdía el tiempo y paso todo el camino acariciándole sus piernas. Y aunque estaban enojados, esa noche aprendí que uno nunca sabe para quien trabaja. Seguramente desde ahí se fue prendiendo momx

Ya en casa de mis tíos, todos estábamos ayudando con algo, hasta que me toco acomodar los autos por si llegaban más personas, pero en el patio estaba un enorme ventanal donde podías ver hacia la sala donde se encontraba el bar. Debo de reconocer que tomaba poco momx y esa noche iba a la par de los demás. Me quede unos momentos dentro del auto oyendo música, cuando prendieron la luz y Momx entro seguido de mi primo y empezaron a preparar la famosa jarra de Bacardí, la segunda o tercera en cuestión, MomX se agacho a una hielera por hielos pero se veía perfectamente donde terminaban sus medias y por poco su bikini transparente, mi primo dio dos pasos para atrás y pudo ver a su antojo todo aquello, y cuando iba a hacer sonar la bocina como para advertir de mi presencia, ya era demasiado para mí, mom se cambió a la parte de afuera de la cantina, y mi primo llego con dos coca-colas grandes una en cada mano como si fueran pesas, y ella le acaricio los brazos y rieron, mi cara cambio de enojo asombro cuando mientras ella preparaba la jarra, él la tomo por la cintura y después empezó a acariciar esas nalgas tan ricas que se veían con ese vestido, sin inmutarse ella y él se le veía una cara de lujuria, ella le pidió más hielo y cuando se agacho uso una mano como para no caerse pero agarrada a su pierna, se quedó un rato en cuclillas pero aprovecho para acariciar gran parte de su pierna, se levantó y la abrazo por detrás dejándole sentir todo su pene y ella se dejaba hacer hasta se empino un poquito más, sin darme cuenta mi pene ya estaba fuera del pantalón y me estaba masturbando, pensando en ese hijo de puta  irredento super afortunado que se podía sabrosear a las mujeres de la casa. Después del arrimón subió una mano para acariciar unos de sus pechos, pero ella solo tomo la mano de él siguiendo el camino que esta daba, la mano de abajo se fue derechito a acariciar su pubis por encima del vestido, una escena que cambio la forma de verla y porque no algún día disfrutar ese cuerpazo. En fin, ese escarceo solo duro un par de minutos. Y se fueron a la mesa con todos los demás.

Ya en la cena solo éramos 6 y por razones del casi eminente divorcio, yo me senté junto a mi padre y mi primo junto a Momx. Y en las cabeceras mis tíos.

Disfruta aquí de la segunda parte de MoMX

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

-11 votos
Votaciones Votación negativa

2 Comentarios

Dejar un comentario
    • Que bien que te gusto Jorge, algunas veces tienes en casa una fieras sensuales solo falta prestar atención. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *