Soy Lizette. Manoseada en la fiesta


 Infidelidad. Otra de las ocasiones en que le puse el cuerno a mi esposo fue hace no mucho durante una fiesta.

Ese día nos invitaron a mi y a mi esposo a una fiesta en casa de sus amigos, a unas cuantas calles de donde vivimos, como la fiesta era del cumpleaños de su hijo, llegamos a la casa desde casi las dos de la tarde y el amigo de mi esposo rápidamente nos brindo un lugar y nos ofreció de beber y de comer, la fiesta transcurría normal, todos bebían, reían y habían sacado un sonido a mitad de la calle y la mayoría de los invitados estaban bailando, incluyéndonos a nosotros dos, las horas pasaban y como a las seis de la tarde, el amigo de mi esposo, saco unos piñatas,y nos pidió de favor que si no le ayudábamos a colgarlas, los dos dijimos que si, mi esposo se fue a una casa de enfrente y a mi me dijo que subiera a una recamara, le dije que si, que con mucho gusto y subí las escaleras y vi dos puertas, una abierta  y la otra cerrada, entre a la que estaba abierta y no había ventana para la calle, me fui a la otra y pensando que no había nadie, abrí la puerta de golpe y me tope con dos muchachos, sentados frente a una computadora, uno de ellos estaba viendo su celular y cuando el otro levanto la mirada a ver quien había entrado, me quede helada, era nada mas y nada menos que el amigo de mi amante,

 ( Si han leído las demás relatos, a este chico le hice sexo oral en el baño de mi casa, )

 El muchacho al verme de inmediato me reconoció y me dijo,

– Lizette..!! Pero que agradable sorpresa, que haces por acá,

el otro chico se quedo viendo algo sorprendido, así que yo trate de guardar las apariencias,

– pues, a mi esposo y a mi nos invitaron a la fiesta,

– en serio y tu esposo donde esta..??

– esta enfrente,

– vaya, como siempre distraído

No le dije nada y camine hacia la ventana y la abrí  y vi que abajo estaba ya el dueño de la casa, que al verme me dijo,

– esperame tantito Lizette, que no encontramos la cuerda,

le dije que estaba bien y me quede recargada en la ventana, sabia que no era nada bueno que este muchacho estuviera aquí, pero no podía decir nada así que trate de tomar el control de las cosas,

– y que haces aquí…como dices que te llamas..??

– nunca te he dicho mi nombre Lizette, y estoy aquí por que es la casa de mi tío y el es un familiar y puedes decirme tony

– ok, bueno, mira tony, mi esposo esta enfrente espero te comportes,

– eso va a ser difícil Lizette y menos con ese short que llevas,

Me disponía a contestarle, cuando escuche al amigo de mi esposo que me hablaba, me asome y me dijo que ya tenia la cuerda y me aventó un extremo, como no estaba muy alto pude sujetarlo rápidamente, el acomodo la piñata y lanzo el otro extremo a mi marido, que estaba en una casa de enfrente,

– ya mero Lizette, esperame tantito

le conteste que si y de nuevo voltee hacia atrás y le dije a tony que se comportara,

– vamos Lizette, el día que estábamos en el baño no me dijiste eso,

Pensé que era suficiente, así que les dije,

– ya muchachos calmense, que mi esposo esta enfrente,

– jajaja…cuando me la chupaste en el baño tu esposo también estaba en frente y no dijiste nada,

Me disponía contestarle cuando el amigo de mi esposo me grito,

– sube la piñata Lizette..!!

Voltee hacia la ventana y comencé a subir y a bajar la cuerda, por la posición en la que estaba, no podía voltear a ver a tony, pero después de unos minutos, sentí como una mano se posaba en mi pierna y comenzaba a acariciarme, como pude voltee un poco y vi que tony estaba hincado tras de mi,

– no..Tony detente por favor..!!!

Pero el no dejo de acariciarme y yo no podía dejar de mover la cuerda, sentía como su mano lentamente comenzaba a subir hasta que llego a mi entrepierna, yo me intente mover un poco para hacer que me soltara, pero fue inútil, tony subió mas la mano y comenzó a apretarme las nalgas, yo continuaba moviendo la cuerda y moviendo mis caderas, pero tony no se detenía, ya había posado ambas manos en mis nalgas y no dejaba de acariciármelas, sabia que no se iba a detener, después sujeto mi short y comenzó a desabrochármelo, y de un jalón me lo bajo hasta las rodillas, junto con mi ropa interior, dejándome desnuda de la cintura para abajo, voltee hacia donde estaba mi marido y vi que seguía entretenido con la cuerda, y abajo seguía la gran fiesta, y para ese momento tony ya me había agarrado fuertemente de las caderas y me dijo,

– tranquila Lizette, solo te vamos a manosear un poco

Le volví a decir que se detuviera, pero no me hizo, al contrario, sentí como el otro muchacho, posaba su mano en una de mis piernas y también comenzaba a acariciarme, ahora tenia a uno agarrandome las nalgas y el otro las piernas y los muy cabrones se turnaban para manosearme, sentía como sus manos subían y bajaban, me apretaban me acariciaban y hasta me besaba las nalgas, pero no conformes con eso, después de unos minutos sentí como algo duro y caliente se apoyaba en mis nalgas, voltee un poco y me di cuenta que el familiar de tony, se había sacado su verga y comenzaba  a pasármela por las nalgas,

 – no tony..!! Dile que se detenga…por favor..!!

 – tranquila Lizette, solo la esta frotando un poco, verdad,

 – claro, – respondió el otro chico – sin dejar de frotarse contra mis nalgas,

yo no tenia de otra, mas que seguir balanceando la piñata, si no lo hacia así, mi esposo se podía dar cuenta, pasaron algunos minutos y la primer piñata se rompió, solté un poco la cuerda e intente voltear, pero tony me sujeto de la cadera y me dijo,

– ni te muevas Lizette por que falta otra piñata,

una vez mas me disponía a contestarle, pero el amigo de mi esposo, ya había colgado otra piñata y tuve que volver a mover la cuerda, los minutos pasaban y los dos chicos no dejaban de frotarse sentía como pasaban sus vergas por mis piernas y por mis nalgas, a la vez que me acariciaban y me daban ligeras nalgadas, y de un momento a otro, sentí como un liquido caliente comenzaba a escurrir por mis nalgas, voltee un poco y vi al familiar de tony tras de mi, sacudiendo su verga, y eso que sentía era semen,

– ya deténganse por favor, – exclame –

 Tony al escucharme solo me dijo,

 – ya Lizette, ahora falto yo, tu sigue moviendo la piñata,

 Me volví a voltear y sentí como tony se me recargaba y comencé a sentir la dureza de su miembro recorrer mis glúteos de arriba hacia abajo, mientras me daba algunos empujones y después de unos minutos, sentí como separaba mis nalgas y comenzaba a frotar su verga en medio de ellas y después de un minuto o dos, de nuevo sentí como me salpicaba las piernas y las nalgas con su semen, ambos chicos reían y todavía me dieron unas nalgadas y después me subieron el short, la piñata se rompió y yo al fin pude voltear, y me di cuenta que ya ninguno de los dos estaba, me acomode el short y me limpie el semen como pude y salí de aquel cuarto, cuando baje las escaleras, mi esposo estaba en la calle, charlando con su amigo, me acerque a el, y le dije que tenia que volver a casa por algo, el solo me dijo que si y yo me fui y mientras caminaba, sentía como el semen de tony escurría entre mis nalgas.

 

 

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

7 votos
Votaciones Votación negativa