La verga que mi culo extraña


Hola a todos, les quiero compartir una historia personal que me sucedió apenas el año pasado.

Me llamo Natividad soy una chica bajita de 1.45 m. de estatura, cabello negro, morena, labios gruesos, mis senos son pequeños, no soy tan bonita pero lo que si tengo muy desarrollado son mis caderas y nalgas, uso siempre Jean ajustados y mallones; cuando salgo a la calle los hombres me voltean a ver siempre la cola y las piernas; realmente las tengo como las chicas que practican patinaje, herede el cuerpo de mi difunta madre.  Debido a que mi cuerpo esta tomando forma de una mujer voluptuosa, he decidido comprarme pequeñas tangas que bien podrían ser para una mujer adulta, se me meten entre las nalgas y puedo sentirlos como acarician mi ano y mi panochita todo el día.

Actualmente acabo de cumplir 18 años, Mis anteriores novios se conformaron con besarme y abrazarme, pero yo quería que fueran mas atrevidos, deseaba ser tocada, al menos que me acariciaran mis pequeños senos pero nunca lo hicieron por novatos; solo a uno de ellos pude tocarle la verga, una verga chica y corta…pude masturbarlo en dos ocasiones con mis manos, el chico lo traía loquito pero se fue a estudiar a otra comunidad y dejamos de vernos.

Vivo en el estado de Oaxaca, en una comunidad de unos mil habitantes, no dire con exactitud el lugar para que no me identifiquen mis conocidos, espero entiendan esto, al final solo puedo darles mi correo para que me envíen comentarios, conversar sobre el tema, etc, o alguna chica que quiera compartir algo similar. Esto que voy a contar lo hago con la ayuda de una amiga que fue quien me animo a escribir, debido a que soy un poco tímida.

Ya era toda una señorita con un cuerpo muy tentador para los hombres, con el tiempo supe que los hombres maduros en cuanto ven a una chica con un cuerpo bonito hacen lo posible por que caigamos en sus trampas.

Yo tuve un profesor de unos 38 años, alto, delgado, no muy guapo pero tenía un porte de señor bien apuesto, nos enseñaba muy bien, siempre organizábamos día de campo y con el tiempo entendí porque mi profesor, siempre quería sacarme plática, algunas veces le sorprendí viéndome las nalgas en mis ajustados jeans y a propósito caminaba tras de mí en los días de campo para observar el movimiento de mis nalgas y ver como la tela de mezclilla se me metía entre las nalgas por lo ajustadísimo de mis jeans, incluso me tomó fotos con su celular cuando me agachaba o me recargaba en una mesa o en su escritorio; al igual que cuando se dibujaba mi abultada vulva en el pantalón o licras, ya que a mí no me gustaba vestir el uniforme y mi profesor nunca me dijo algo al respecto, pues le gustaba ver como me vestía y me comía con los ojos todos los días.

Me gustaba que me observara y me tomara fotos haciéndome la tonta y fue cuando  comencé a sentir cosquillas  en mi entrepierna y más cuando le note el bulto en su pantalón, a leguas se veía que le gustaba demasiado mi cuerpo y quería tocarme. ¿Qué hombre no siente hervir la sangre al tener a una chica Apetecible su lado? Si mis tíos y vecinos no dejaban de observarme las nalgas, mucho menos mi profesor que me tenía todos  los días en clase,  me gustaba excitarlo…; verle el bulto todos los días, ¡uummm!. Además de decirle cada que relajeábamos el por qué no se buscaba una novia en el pueblo para que no  durmiera tan solo, lo que el contestaba: me interesa una mujer pero está prohibida por el momento…¿quién es? Ándele dígame, guardaré el secreto, dígame una pista, ¡plis! —Solo te puedo decir que por ella haré cualquier cosa para tenerla conmigo…!!Dígame y yo le ayudo a acercarse a ella, ándele profesor!! Esta platica eran casi a diario con él y siempre con el mismo tema, procuraba que mis compañeras no escucharan nuestra plática para no levantar una mínima sospecha. Estaba segura que yo era  esa mujer que lo estaba volviendo loco. Era el recreo  y me despedí de el para irme a platicar con mis compañeras y moví las nalgas para que su deleite, sentía su mirada en mi joven trasero, que en las mujeres adultas del pueblo causaba admiración, envidia y comentarios que tal vez no terminaría la escuela, que terminaría casándome a temprana edad con un pobre diablo.

Por curiosidad conocí diferentes páginas de internet donde se relatan vivencias similares y rápidamente supe que no era la única chica que le gustaba calentar a su profe, leer relatos con sexo anal, con el tío, con el vecino, etc, me ponía inquieta, descubrí en los relatos que a los hombres les gustan las mujeres nalgonas, que tengan el culo grande para practicar sexo anal, comprendí que eso los enloquece y a propósito decidí mostrar mi formado culo para ver quién era el suertudo de enseñarme los placeres anales.  Cuando me ponía mis mallones blancos, usaba una pequeña tanga negra que se me metía entre las nalgas y ponía a temblar a mi maestro, eso me calentaba,  verlo sufrir con el bulto en la entrepierna. Siempre concluía que cuando ya no soportaba verme, se iba al sanitario a masturbarse, descargaba su semen a mi salud y eso me hacía sentir deseada y con ganas de ser yo quien se la jalara…Siempre que lo hacía, salía disimuladamente tras de él y lo veía meterse al  único baño de los hombres y otro para las mujeres, me acercaba lentamente por atrás y escuchaba sus jadeos y el sonido de su masturbación, ese sonido que provoca el bajar y subir el prepucio a toda velocidad. Lograba escuchar que pronunciaba mi nombre en voz baja..—Naty, Naty, Naty!!, que nalgas tienes!! Mira lo que hago por ti…ahhhg!!!! Y de pronto escuchaba su rápida venida, imaginando como salía la leche a borbotones de su verga. Yo regresaba rápidamente al salón, muy caliente, con la boca reseca por la excitación, pero no quería ser descubierta. Lo veía regresar, con una cara un poco colorada y un poco agitado, y le volvía mostrar mi cola que miraba gustoso otra vez.

Un día al estar haciendo el recorrido por el campo, en una pequeña vereda, íbamos relajeando el venía caminando tras de mí y los demás compañeros iban más delante de nosotros y fue cuando me dijo:-No vayas a voltear que voy hacer del “uno” un momento—No soporté la tentación por ver su verga y automáticamente giré para verlo y lo que vi me hizo abrir la boca por unos segundos, se había sacado la verga!!, la tenía dura, una verga de unos 18 cm, gruesa, venuda y curvada ala izquierda, su glande tenía forma de hongo y estaba super brillosa. Estaba hipnotizada y dijo: Naty Sigue avanzando, enseguida te alcanzo.

A los 5 minutos me alcanzó y me dijo, sin temor a que me molestara, que era yo quien lo ponía así, yo le dije en tono de broma que lo que había visto me había asustado y me dijo el muy cabrón: algún día te la “ enseño con más calma” jajajajaja!!. Me puse nerviosa y me pregunté porque me habló de esa manera, tal vez había descubierto que yo me mostraba ante él, me estaba descubriendo!. Aquella noche que llegue a mi casa no dejaba de pensar en su verga, me moría por volver a verla y tocarla y verdaderamente quería verla con más calma, como él me dijo. Esa noche me masturbé y sentí un cosquilleo en mi vagina, Ya había aprendido a masturbarme viendo algunas pelis porno en mi pc. Esa noche me dormí pensando en su inmenso miembro.

Al día siguiente en la escuela me acerque al profesor como siempre y estaba decidida a decirle que me enseñara su verga otra vez, estaba nerviosa e impaciente, no me podía concentrar en mis tareas de clase, pero me controlé para que mis compañeros no me preguntaran de mi conducta y tampoco les comenté nada a mis compañeras sobre lo sucedido en el campo, no quería que el tuviera problemas en la comunidad, mucho menos con mi familia. Sabía que su verga me la mostró a propósito. En la hora del recreo, ese día lleve el uniforme escolar deportivo, el pans se me metía entre las nalgas y se podía adivinar mi pequeña tanga  entonces se me ocurrió decirle: Profe Si usted quiere puedo ayudarle hacer el quehacer en su casa por las tardes, el me observó de pies a cabeza y se quedó pensando un momento… su mujer estaba separada de él y no habría problemas, el sorprendido me dice: Tu papá estará de acuerdo? Yo le dije que sí y que además eran muy amigos y había mucha confianza, incluso mi padre un día me dijo:— Le deberías lavar la ropa al maestro, no tiene quien le ayude—… Entonces me dijo calmando su nerviosismo: Te espero a las 5 pm en mi casa, la verdad necesito que alguien haga el aseo de mi cuarto y otras cosas más….  esa tarde llegue bien puntual. Me recibió con un beso, el cual me sorprendió. —Natividad, bienvenida a mi humilde casa, pásale te estaba esperando…Cerró la puerta y caminamos hacia su pequeña sala. Había decidido ponerme un jeans, mi cola lucía terriblemente tentadora…

Me dijo lo que tenía que hacer y se metió a bañarse; escuchaba el agua caer e imaginé lavándose todo el cuerpo, especialmente su inmenso garrote que moría de curiosidad por volver a ver. Cuando terminó el baño salió semidesnuda con un short y se fue a la sala. Como a la media hora de estar aseando su patio, me llamo: –Natividad; ven un momento—mi corazón comenzó a palpitar más rápido –y me dijo: Descansa un rato vamos a platicar. Comenzamos a platicar de la fiesta que se avecinaba en el pueblo, aquí la gente es muy religiosa y tiene su santo de devoción, de pronto cambiamos de conversación y me preguntó Natividad ya tienes novio? Yo le dije que no, tímidamente. Entonces me dice:–Una chica tan bella no puede andar tan solita…o sea que no te han besado? —Con ese cuerpo tan atractivo debes de tener muchos pretendientes Naty—La verdad tengo varios pretendientes, pero son unos bobos, no saben ni besar, jajajaja!!  Mira nada más… imagino que tampoco te han desvirgado verdad? jajaja — Me sorprendí por sus palabras y dije: ¿Queee? …—La verdad Natividad, a tu edad ya Estas tan rica que ya debes empezar por probar con un hombre no crees? Y me quede viendo el bulto de su entrepierna, sentía que mojaba mi tanga, había llegado el momento de mirarle la verga que me ponía loquita!!, Se acercó a mí, observé que se masajeó la verga por encima del short, entonces, se lo bajó y quedó al descubierto su bóxer blanco, su miembro quería salirse y se lo acomodó a la izquierda, (estaba atónita por la acción de mi querido maestro) su tremenda verga solo asomaba la punta; se le veía super gruesa. Después jaló la tela del bóxer hacia abajo y me mostró la mitad de su imponente miembro, —Ven acércate!!…Naty no temas, no harás nada que tu no quieras…anda ven y tócala un momento!!—Estaba temblando, no sé si de nerviosismo o de excitación, estiré la mano y toqué su verga, daba pequeños latidos como si tuviera vida propia, tenía la piel suave y tersa, parecía que había salido de un horno caliente…—Naty, Sin miedo, apriétala!!, pálpala, conócela que no muerde!! jajaja…¿Ya habías visto una así? —Solo moví la cabeza en señal de negación—Salí de mi asombro y atiné decirle que solo en algunas páginas de internet había visto hombres desnudos. Ya con más confianza agarré su verga por la mitad, la tenía enorme!! Mis manitas no alcanzaban a cerrar, solo me dediqué a darle pequeños apretones, tenía la boca reseca de tanta excitación y no dejaba de mirar y apretar su miembro, fue cuando me dijo: Natividad, a tu edad ya debes aprender como masturbar a un hombre, haciéndome la tonta dije: Mastur…¿Quééé?—Masturbar, o sea hacer una chaqueta a un hombre…!!! ¿Me enseñarás?—Tienes que agarrarla con firmeza, haciendo atrás y adelante tu mano…!aaahhhggg Naty….—el ya estaba super caliente—, de pronto sentí unas terribles ganas de chaquetearle la verga y moví mi mano hacia atrás con fuerza…apareció ante mí su enorme cabeza brillosa!! De la punta salían unas gotas color miel que instintivamente lo unté por todo el enorme glande…—Assiii asssiii, que rápido aprendes bebe!! Comencé una chaqueta lenta, el solo me dejaba aprender, conocer su verga, yo regresaba a verlo a la cara de vez en cuando y él no apartaba su vista de mis manos en movimiento; estaba demasiado caliente que comencé una masturbación más rápida, el subir y bajar la piel de la cabeza de su verga, hacía un sonido que me hizo recordar las masturbaciones de mi maestro en el baño de la uni, era un sonido que no puedo olvidar.

En ese momento, me empezaron a temblar las piernas y  bruscamente me jalo hacia él, solté su inmensa verga y me abrazo por detrás. —Tranquila, no va a pasar nada mi amor… sabías que eres mi alumna más bonita y más sabrosa que tengo?  Sentí su verga pegada a mi culo, me tomó de las nalgas y me las apretaba hasta casi dar pequeños grititos—¡Que culote tienes Naty, que culo!!! Eres toda una terrible hembra!! Eres puro culo mi pequeña, puro culo!! y entonces me giré hacia él para seguir masturbándolo, quería su leche para mí, la quería probar. –Anda, tómala y dale un besito! y mi mano no la abarcaba toda, era realmente inmensa, a mi edad esa  verga me lastimaría si decidía cogerme y viendo mi asombro, me tomo de la nuca y me acercó a su miembro.– Abre la boca– me dijo con voz suave y allí parada me agaché, abrí mi boquita, estaba seca de tanta excitación, lo quise meter en mi boca y no pude…solo la punta abarque con mis labios y comencé a probar esa rica miel que salía de la punta, me puse a mamar con brusquedad… tranquila, tranquila!!, me dijo— no me muerdas, abre más tu boquita y aprenderás rápido, y estuve dando chupetones a su glande como  cinco minutos comiéndome ese delicioso néctar transparente, que le salía demasiado. Le llené de saliva la verga y cada que me separaba para verla…un hilo de baba quedaba entre mis labios y su palpitante miembro. No quiso perder más tiempo y me bajó el pantalón hasta las rodillas, menos la pequeña tanga–Assiii, asiii mi nena hermosa assiiii, eres toda una putita…y escuche su voz bajita que me dijo nuevamente: –que culo te cargas mi amor!! Eres un culo de hembra!! Lo has de tener cerradito!! Quiero que me lo entregues, quiero ser el primero en estrenar tu tierno culo, estaba muy excitada con lo que me decía en voz baja, de pronto me saco la verga de la boquita, de su glande escurría mi saliva, quería mamar un poco más pero me lo impidió.

Comenzó a frotar esa gran verga por el canal de mis nalgas haciendo movimientos como si me cogiera, atrapó su verga con la tira de mi tanga y continuó moviéndose, su verga estaba muy caliente. Después de eso, me hizo inclinar ante él y me lo frotó por toda mi cara y comenzó a masturbarse velozmente, noté que su verga se inflamaba más y más; de pronto, comenzó a descargar torrentes de semen en mi frente, en mi cabello y en toda mi cara. ¡aaaaggghhh! ¡aagghhhh! Natividad…que bien aprendiste a mamar, mira todo lo que me haces sacar!! ¡uuufff! ¡así, así, nena!!! Prueba mis jugos!!

Ver como aquella verga aventó leche a mi cara me tenía en shock, esa tarde probé por primera vez el sabor del semen, su olor era fuerte pero me agradaba, estaba excitada y asustada, era la primera vez que veía una eyaculación tan potente de un hombre adulto, nada que ver con mi anterior novio; mientras se deslechaba, sus últimos chorros cayeron en el piso y su dedo hurgaba mi panochita de adolescente y su otra mano buscaban mi tierno y apretado ano para acariciármelo con sus dedos gruesos llenos de saliva, era tanto su deseo por mí que, me agarraba de las nalgas y me las amasaba hasta casi ponérmelas rojas.

Estaba segura que mi profesor deseaba mi colita virgen y mi panocha. Pero supo controlarse, el prefería que todo ocurriera a su tiempo, total, con lo que habíamos hecho en su casa, marcaba el inicio de una relación prohibida, criticada y castigada por la sociedad, pero esto era nuestro secreto… yo su alumna adolescente, era disfrutada por mi maestro, su verga me hizo perder la noción del tiempo y estaba segura de que me esperarían más tardes de sexo, el, un hombre de 38 años, me estaba convirtiendo en una mujer, en su hembra, en su putita!!.

Esa tarde se conformó con la venida que le provoque con mis labios, antes de irme, me pidió abriera mis piernas y se puso tras de mí, parada en medio de su pequeña sala, se agachó para abrir los cachetes de mi culo para mamarlo alternadamente con mi inflamada concha. Fueron como diez minutos los que me mamó porque sentí un terrible cosquilleo que me recorrió todo mi cuerpo, sentí que algo me bajaba, ¡era un orgasmo delicioso! ¡oooohhh! Que rico! Siga, siga, siga! Aaahhgg!! Me hizo venir solo con su lengua. Su verga lucía otra vez durísima, pero me dijo que era tiempo de irme a casa para no levantar sospechas.  Los siguientes días cuando llegaba a su casa ya sabía lo que pasaría una vez cerrando su puerta, ya no le hacía quehaceres, yo quería ver, tocar y mamar su verga y deseaba me cogiera de una vez, pero él fue muy paciente, me supo llevar por caminos de placer sin regreso. Me tendía en el sofá de la sala y descubría cada día el orgasmo con solo sexo oral, me besaba de pies a cabeza, no faltó ningún rincón de mi cuerpo en ser acariciado, mientras el temblaba y se masturbaba lentamente; pero a mi culo le dedicaba mayor atención, me cogió el ano con su lengua, me lo chupo, me mamaba las nalgas y me decía que era su reina y su putita. En la primer semana solo me dedique a ser una experta en mamarle la inmensa verga y sus enormes testículos, aunque le suplicaba que ya me culiara.

Me enamoré de el, lo quería tanto, nos besábamos con pasión y furia, deseaba que me cogiera en la escuela, en su casa o donde fuera, pero me tenía con conformar con los frotamientos de su miembro en la entrada de mi vagina y mi virgen ano…me volvía loca y de esa forma me hacia venir y ponía los ojos en blanco en cada orgasmo. El terminaba siempre chorreando su semen en mis nalgas o en mi cara, diciendo a cada momento cuanto deseaba terminar en lo profundo de mi ano.

Para no levantar sospechas, acordamos que los martes y jueves, me quedaría un rato más para que el me ayudara con la tarea, esto mi padre lo sabía, así que no habría problemas. Al terminar las clases, yo me quedaba con el a levantar los libros usados en el día por mis compañeros, sabía que me había estado deseando todo el día y le daría su recompensa. Cuando ya todos se habían ido, llegaba a su escritorio y me sentaba en sus piernas y nos besábamos como si fuera nuestro último día, yo le abría la bragueta del pantalón y sacaba con mi pequeña mano su gruesa y venosa verga llena de flujos, ya sabía lo que deseaba y en silencio me bajaba y me hincaba entre sus piernas y me dedicaba a sacarle toda la leche acumulada de sus huevos. Le hacia sexo oral con la puerta abierta, temiendo que otro personal nos cachara y terminarían denunciándolo por coger a su alumna, si escuchábamos que alguien venía, me levantaba como un resorte y hacía como que me estaba explicando algo, en cuanto pasaba el peligro de ser vistos, sin que él me lo pidiera, volvía a hincarme y seguía con mi “tarea” me urgía sacarle todo el semen para satisfacerlo y tragármelo antes de que alguien nos interrumpiera en nuestro juego peligroso….

Yo deseaba probar su leche, pero en cuanto estaba por venirse me hacía parar y me recargaba en su escritorio, me alzaba la falda; como ya con anticipación, él, me había quitado la tanga, me mamaba el culo y la concha desesperadamente, luego se sentaba en su silla y me jalaba hacia él, sabía que solo quería masturbarse entre mis nalgas que lo volvían loco, me las abría y colocaba su  palpitante verga entre ellas y comenzaba a subir y a bajar dándole un terrible masaje a su grueso pene, en ocasiones, me ponía la punta de su fierro en la entrada de mi culo y me decía-.-¡pronto será mío tu culito mi amor, muy pronto!—entonces sentía sus chorros de leche hirviendo entre mis nalgas, me manchaba la falda y mientras se venia me decía en voz baja, que rico culo tienes, mira cuanta leche me haces sacar mi bebita linda..!! Entonces me dijo con voz ronca: Te espero en casa mañana a la misma hora, te daré lo que tanto quieres…Mi cabeza imaginó escenas de sexo, me vi gritando siendo atravesada por su imponente verga. Me limpio con su pañuelo toda la leche impregnada en mi cuerpo y se guardó la divina verga que me quería comer, nos volvimos a besar, estaba super caliente y le masajeaba la tranca por encima del pantalón pero me dijo:– ya es hora de irte,  no quiero que tengas problemas y ni yo quiero tenerlos,— Recuerda que tienes una cita con mi verga!! jajaja  y no olvides que eres las más bella de toda la escuela, eres mía, tu culito solo lo quiero para mí, mi amor…me dio otro beso y camine hacia la puerta.

Después yo salí primero del salón y el se quedaba otro rato para disimular que se cogía a su alumna más buenota. Al llegar a casa me bañaba y le dije a mi padre que mañana llegaría un poco tarde, que lavaría los trastes de mi profesor y me ayudaría con un tema en la que estaba atrasada. Mi padre le tenía demasiada confianza y solo me dijo: me saludas a tu profesor y le dices que lo invito el domingo a comer a la casa. Claro que le daré su saludo. Mi padre no imaginaba que su respetado profesor ya se andaba comiendo el culito de su hija.

Sabía que esa tarde si me iba a coger la conchita y después el culito que tanto lo volvía loco.

Esa tarde me bañe y me puse un calzoncito blanco pequeño, me mire en el espejo de mi cuarto y mis nalgas se tragaban la pequeña tela, imagine que esto volvería loco a mi hombre. Cuando me fui camino a su casa, mi concha ya iba mojada y mi ano palpitaba de emoción. Toque el timbre y me dijo: –Pasa mi pequeña Naty, inmediatamente me abrazó por detrás y me llevó al sillón de la sala, nos besamos con furia y le comencé a acariciar su verga por encima del pantalón, se la saqué y la agarré desde la base, realmente era inmensa, ya había visto fotos de penes en internet, pero la de mi hombre era superior en tamaño y grosor….su glande estaba empapado  de lubricante y brillaba, lo masturbe lentamente y le pregunté…¿me culiaras hoy? Ándale necesito sentirte, el me dijo: si tu lo deseas adelante, ya es tiempo de que te hagas mujercita, ya no solo mamaras; sino tu conchita y tu colita harán su tarea…

Sin decir nada me abalance a mamar su tremenda verga por unos minutos, y me dijo: Tranquila bebe, que la lechita la quiere tu conchita peludita…! Que rica te vez con tus calzoncitos Naty! Me quito la ropa y me los bajo lentamente, olió mi pequeño calzón…cuantos  hombres desearían tu calzoncito para conformarse con una paja en tu honor, pronunció en voz baja —Tu culo lo desean tanto pero yo te lo voy a comer mi pequeña bebe…!!—y me acarició la cuca y comencé a gemir, también sus dedos tocaban mi ano y les ponía saliva, pero se levantó y me mostró un tubo de gel, me dijo: es para que tu colita no se lastime mi vida. Me untó una gran cantidad de gel en el ano y se dedicó a dilatármelo como por 5 minutos, yo estaba hirviendo y estuve a punto de tener un orgasmo con solo sus dedos. Disfruta esto mi bebe, dame tu venida mamita…decía en voz baja.

Su verga cabeceaba y fue cuando vi que se embarro de gel a lo largo de miembro y dijo: Tu rica concha puede esperar, la tienes como me gusta…pero lo que me urge, es agrandar tu culito mi pequeña Naty, tu culo es lo que interesa por ahora…me cargó como una muñeca y me llevó a su cama, me puso bocabajo y me acomodó una almohada bajo mi estomago, —ahora si mi reina, vamos intentar coger tu culito, ponte flojita mi bebe, y así como estaba, me abrió las nalgas y me dijo: En verdad que lo tienes muy cerradito, mira que tierno culo tienes para mi…y sentí que se subió a la cama y se puso tras de mis nalgas, me las abría y se deleitaba viendo mi entrada anal…su verga buscó mi pequeño ano y sentí que hizo presión, ¿te duele? Preguntó—yo moví la cabeza afirmando que si…así será el inicio me dijo, pero si hoy no podemos mañana haremos otro intento bebe. ¡Hazlo de una vez!– le dije, ya estoy en tu casa y a eso vine a que me cojas cabrón…estaba super caliente.

Volvió acomodar su verga en mi entrada anal y la cabeza entró lentamente, el lubricante hacía su trabajo…empujo lentamente y debido a la cerrado de mi culo, su verga se resbalaba constantemente hacia los lados, finalmente maniobró con su mano y su verga entró lento pero firme y sentí un dolor insoportable, dejo de empujar y yo quise escapar de él, pero me lo impidió, me atrapo con sus brazos y termino de empujarme otros centímetros más de su verga, jalaba aire desesperadamente y todo el tiempo tuve la boca abierta…mi culo se rindió ante su invasor, jalaba aire, pero el me calmaba con dulces palabras—tranquila mi bebe, ya entro casi toda, ya eres una mujercita, por fin tu culo es mío!! Tu culo me pertenece ahora y te daré mi leche, siente lo que es ser una mujercita, mi verga te lo ha reventado mi bebe..

El no se movió, el dolor era terrible, pero fue disminuyendo, sentí ganas de defecar y se lo dije. El me dijo que eso era normal cuando te cogen por el culo y fui yo quien me moví bajo de él y termine por enterrarme toda su verga, no lo podía creer… esa primera enculada no la olvidaré nunca, me culió con amor, con dulzura, sus movimientos eran lentos pero profundos, el supo controlar sus ganas de darme duro y se lo agradezco, de pronto su respiración se agitó y dio un bramido…su semen era recibido por primera vez por mis intestinos, sus chorros eran calientes, lo sentía en las paredes de mi recto, mi culo era domado por fin…, el quería meterse más al fondo de mí, en cada descarga hasta que sus huevos chocaron con mis nalgas. Estuvo dentro de mí y su verga no perdió firmeza, pero me la sacó para ver como estaba mi ano y cuando lo sacó se escuchó un ¡plop!, sentí un vacío…pero mi ano rápidamente volvió a su tamaño normal, me comenzó a salir chorritos de semen que el mismo limpió con su lengua…de hoy en adelante, mi culo le pertenecía, era su hembra, su puta, su pequeña Naty, el… era mi macho, mi hombre, mi culiador…

Después de dos horas, nos bañamos y allí me volvió a culiar bajo la regadera, su verga entraba con menos dificultad y una vez que me ensartaba toda, él no se movía, fui yo quien le pedía moverme para acostumbrarme al tamaño de su verga, me lleno por segunda vez el culito de semen  y fue cuando su verga por fin se puso flácida. Cenamos y me retiré a mi casa, contenta y feliz.

Pasados unos días, me hizo la cola en el salón cuando todos se habían retirado pero esa es otra historia que contare mas adelante. Si gustan escribirme y  comenten al respecto…

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

15 votos
Votaciones Votación negativa

18 Comentarios

Dejar un comentario
  1. Muy rico…. me gustaria leer mas de tus calenturas… con quien mas tuviste aventuras? Se hecho podemos intercambear aventuras, mi esposa tambien tiene un culonon enorme y un sabroso cuerpo.. y varias de sus amigas tambien, en especial una a la cual ya le e picado el culo varias veces con el dedo y con la verga! Y segun siempre pasa cuando esta borracha y dormida…. yo se que ella save que onda, yo solo le sigo el juego! Vamos a cotorrear Nati.

    • Hola Naty!…
      Vaya que si estuvo interesante tu lectura…me mantuviste entretenido.
      Esto es algo que disfruto igual :) me gusto y asi, asi mismo se hace, poco a poco. Saludos desde el sur de .Mex.

    • He leido tu segunda parte y woou, si un dia visutas a Puebla cuenta conmigo para conocerla.
      como te puedo escribir directo?

    • Eres muy Hermosa al platicarnos esa experiencia tan Bella de saborear tu hermoso cuerpo esa maestro té supo guiar por los placeres de coger, te mando muchos besos y metidas de a tu culo y a tu panochita muchos besos Saludos NATY

    • que historia tan exitante y bien redactada te felicito se me paro mucho la verga al leerla felicidades envidio a tu enculador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *