LA PRIMERA VEZ CON MI NOVIO


Sacó tal cantidad de semen que no lo pude tragar todo y escurría por mis labios, era muy excitante para mi sentir que se escurría por mis senos y por mis manos.

Bueno, quiero decirles que mi historia es una historia verdadera que ocurrió hace algunos meses, primero me presento, soy una chava que tiene 23 años, tengo el cabello largo de color negro, de tez blanca, ojos cafés, mi estatura es de 1.58, trato de tener buen cuerpo, mis medidas son 94-64-93 y soy sexualmente activa, en cuanto al sexo no tengo inhibiciones, tengo pensamientos muy libres en cuanto al sexo (o eso creo).

Mi relato empieza cuando tenía 3 meses con mi novio, llevábamos una relación como le dicen en México de manita sudada, o sea, nada de nada, supongo al menos por mi parte que ambos teníamos muchísimas ganas de tener relaciones sexuales pero ninguno de los dos se animaba a decirle al otro. Hasta que un día nos invitaron a una fiesta, llegamos, empezamos a bailar y todo transcurría con mucha normalidad, mi novio se le quedaba viendo a una chica que iba espectacularmente bien vestida, llevaba una minifalda y un escote tremendo, mi novio no le podía quitar la mirada de encima y eso a mi me molestaba, noté, más bien sentí que el pene de mi novio se empezaba a poner duro, y yo con eso me empezaba a poner cachonda, pasamos todavía rato bailando y tomando algunas cervezas, hasta que llegamos al punto de no poder más y acordamos que esa noche íbamos a tener relaciones sexuales, el lugar era lo de menos por fin se nos hacía a los dos, total, le pedimos al dueño de la casa que nos dejara ir a una de las habitaciones de la casa y sin ningún problema aceptó.

En cuanto cruzamos la puerta de la habitación él me empezó a besar, me comenzó a poner cachonda y lógicamente el se empezó a excitar cosa que se le notaba demasiado en su pene, le empecé a acariciar su pene, me sorprendía que cada vez crecía más y se ponía más duro, me quitó la blusa y el brassier con una desesperación increíble para luego empezármelos a chupar lo hacía con unas ganas que no quería que parara, le pedía más, lamía cada centímetro de mis senos, me los mordía suavemente, mientras me chupaba uno de mis pezones con una mano me pellizcaba el otro, los tenía al 100, los tenía completamente duros, así duró unos minutos, después me quitó los pantalones y la tanga que traía puesta, quedé completamente desnuda ante él, notó que estaba muy excitada, casi chorreaba de lo caliente que estaba, no podía negar que me estaba volviendo loca, regresó a chuparme los senos pero ya no solo era eso, tenía una mano sobándome la vagina, lo hacía delicioso, con una delicadeza increíble, se notaba que tenía experiencia haciendo eso, después le pedí que se quitara la ropa y lo hizo inmediatamente, me quedé sorprendida al tener frente a mi aquel hombre que tenía entre las piernas un pene demasiado llamativo a mis ojos, así que me hinqué lo tomé en mis manos y me lo metí a la boca, primero le chupé su glande, lo recorría con la punta de la lengua mientras lo masturbaba con una mano, después me lo metía cada vez más hasta tenerlo completamente dentro, y empecé a sacarlo y meterlo, lo hacia lento, ya que no quería que terminara rápido, a veces lo sacaba para chuparle sus testículos pero no paraba, lo hacía de maneras distintas, lo recorría con la lengua, lo apretaba con mis labios, lo succionaba, me metía su glande mientras lo masturbaba con la mano, así estuvimos hasta que se vino en mi boca, sacó tal cantidad de semen que no lo pude tragar todo y escurría por mis labios, era muy excitante para mi sentir que se escurría por mis senos y por mis manos, palpar mi trabajo que había realizado, mi novio gritaba de placer, me pedía que no parara que lo dejara seco cosa que le cumplí, después de eso su pene acabo totalmente flácido, mi novio no lo podía creer, me decía que nunca se la habían chupado así, me recostó y el empezó a hacer su trabajo, me abrió las piernas y me empezó a chupar mi vagina, yo escurría de placer, lo hacía delicioso, me metía la lengua y los dedos, yo me acariciaba mis senos, gemía de placer, no decía nada para esperar a que se recuperara cosa que

no tardó mucho, en eso me vino un orgasmo delicioso, grité de placer, se levantó y me pasó su pene totalmente erecto sobre mi vagina, lo hacía por fuera y en círculos, trataba de impacientarme, cosa que logró hasta que le pedía que me la metiera, y lo hizo, puso mis piernas es sus hombros se acomodó y empezó a meterla muy lentamente, hasta que tocó fondo, la metía y sacaba despacio para tardar más, me sentía totalmente llena, gemía de placer mientras me acariciaba y pellizcaba mis pezones, me sentía una mujer hecha y derecha, después cambiamos de posición, se recostó en la cama y me senté encima de él, agarraba las nalgas con sus manos, me las apretaba de vez en cuando, me las acariciaba, empecé a subir y a bajar, al principio no me la metía toda solo un pedazo después me sentaba literalmente hasta que ya no entrara más, estaba muy excitad habérmela sacado, me tomaba de la cintura y aceleraba, me acariciaba las nalgas, ya no sabía que hacerme, me tomaba de los hombros y sentía como chocaban sus testículos sobre mi, con un dedo me tocaba mi clítoris, me lo jugaba para darme más placer me empinaba cada vez más para ofrecerle más, por más que trataba de esconder mis gemidos no podía, se ensalivó un dedo y me lo dejó ir por el ano, se sintió muy rico en ese momento tuve un orgasmo poco después me gritaba que se iba a venir, me senté en la cama quedando su pene en mi cara, lo empecé a masturbar lentamente, cuando se iba a venir se retorció y se venía a chorros en mi boca, en esta ocasión me lo tragué todo, no dejé nada, le saqué hasta la última gota, salían algunas gotas pero me las volvía a meter con la mano, a veces me los metía con la ayuda del pene, me lo restregaba en la boca, se la seguí cuando por un buen rato hasta que se volvió a poner flácida, nos recostamos en la cama y nos dormimos toda la noche, estaba muy cansada, es una de las relaciones sexuales más enteras que he tenido y más duraderas, a la mañana siguiente me despertó porque había tomado mi mano y se la llevó al pene, ese fue mi despertar, después se nos antojó hacer un 69, chupándonos los dos al mismo tiempo, fue increíble, en esta ocasión no dejé de chupársela ni un segundo, no me la saqué de la boca ni por un instante, cuando se llegaba a salir de mi boca, se la tomaba y me la tragaba de un solo tiro, en esta ocasión no me tragué el semen, todo lo sacaba de mi boca y se escurría sobre el mismo pene.

Después nos vestimos y nos fuimos a casa, como ven chavos, esta es una de las tantas historias que tengo que contarles, a partir de esa ocasión hemos hecho el amor en cualquier lugar, y cualquier momento, pero por favor escríbanme si les gustó para seguir contándoles más.

Que estén bien, no olviden en escribir para saber que les pareció.

Autor: Lorena69

lorena69 ( arroba ) msn.com

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

0 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por Relatos co1461.ru

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos co1461.ru.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El Equipo de editores de co1461.ru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *