El malandrín 2


malandrin 2

Disfruta aquí de la primera parte de «El Malandrin»

El joven Camilo estaba a punto de tener su tan anhelado encuentro con el Kila, el desadactado callejero y malandrín amante del Break-Dance. Ah! Y también de culitos más jóvenes…

Una cosa llevó a la otra y de pronto ya estaban acostando sus cuerpo entre la colcha que estaba en la sala de la casa y que Camilo había preparado intencionalmente. Los dos habían tardado mucho hablando y cada uno sabía lo que queria del otro. El jovencito con apenas su bóxer observaba como el torso del Kila se iba desprendiendo de su camisa ancha de colores, luego su jeans y zapatos, quedando en un pequeño interior rojo que le marcaba una verga gigantesca, aún mas grande de lo que Camilo se imaginaba. Para tener corta edad tenía un miembro bastante desarrollado y de proporciones conciderables.Unos 19-20 centímetros de venoso y  herramienta fue descubriendo Camilo mientras se deshacía de tan incomoda prenda sobre la pelvis de su macho. Unos testículos redondos y potentes y cargados de leche completaban la escultura de pene que pronto el joven tragó como si fuese un postre… Atragantado hasta la garganta estaba Camilo y sin escapar de las grande manos a su cabeza, que le producían arcadas fenomenales, por otros momentos comía sus huevos con delicadeza y deslizaba su lengua por el lujurioso falo, humedeciéndolo, lubricándolo, saboreando cada centímetro mientras las manos del Kila le apretaban y atrapaban la cola, le daba de nalgadas, le perforaban el ano hundiendo su dedo medio…El Kila estaba como energúmeno queriendo coger el redondo culo de Camilito que se veía cada vez más apetecible. De pronto el joven sube sobre el cuerpo extendido del Kila y dándole la espalda deja caer sus poderosas nalgas sobre el pedazo de verga que apuntaba como un cañón al techo. Pedazo a pedazo se fue introduciendo con dificultad hasta el tope, para generar luego las mejores ensartadas y meneadas de culo.El Kila toma a Camilo de la cadera y los gluteos, y las nalgadas que le daban era producto del placer tan grande que el pequeño le daba con sus movimientos circulares, arriba y abajo, para adelante y para atrás… Se sentía un rey, pero Camilo dominaba su trono.Fue un momento de locura, su cola se meneaba plácidamente sobre el mástil poderoso del malandrín. Ambos estaban cumpliendo las fantasías que desde hace tiempo tenían.

Observar como sus nalgas caía sobre el depilado vello púbico del Kila le generaba un éxtasis infernal al joven hambriento de sexo. La sensación de los pelos a penas saliendo al roce con sus cachetes anales le reconfortaban el alma y le hacía olvidar los desplantes de su macho. Que ahora estuviese dándole la mejor cogida de su vida le hacía sentir la más puta de todas. ¡Pero las putas disfrutan más que cualquiera!, y más con una de semejante tamaño.

Ya el joven estaba preso y mas que ensartado, tomado del cabello, obligado a cabalgar al ritmo que el Kila deseaba, como hembra se meneaba y disfrutaba sentir la gruesa carne dándose paso en su esfínter.

Camilo le arrancaba gemidos de locura a su dominante hombre quien no aguantó tanto placer y le gritaba al joven: -Ahhh, ahhh! te voy a preñar…- y con fuerza lo invadió hasta lo más profundo con su leche espesa.

-Que rico amor. Tienes un culo rico, blanquito y grande, unas nalgas deliciosas.Tenemos que volver a coger… Te quiero reventar hasta que grites.-

¡Valoralo! ¿Qué te ha parecido?

12 votos
Votaciones Votación negativa

Escrito por MarianoKing

El rey del incesto y la pedofilia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *